News

Juez federal pone freno al plan de Trump de desmantelar “DACA”

090517_2_daca-rally

FOTO: AURELIA VENTURA / IMPREMEDIA/LA OPINIÓN

Originally published from La Opinion

Un juez federal en San Francisco (California) frenó este martes el desmantelamiento de DACA para cerca de 800,000 jóvenes indocumentados, y ordenó que el programa de alivio migratorio se mantenga en pie hasta que se resuelva el litigio en las cortes.

Según adelantó el diario “Politico”, el juez William Alsup ordenó esta noche que la Administración Trump admita los trámites para la renovación de los permisos bajo el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012.

A menos que un tribunal de mayor instancia intervenga, el dictamen significa que los “DACAmentados” que no pudieron renovar a tiempo sus permisos antes de que la Administración cerrara el plazo el pasado 5 de octubre, podrán hacerlo.

Los solicitantes con permisos que caducaban más allá del próximo 5 de marzo -plazo que dio el presidente Donald Trump para negociar una solución permanente-, también podrán someter solicitudes para renovarlos.

La orden de Alsup,  que es producto de una demanda colectiva de varios “Dreamers” y de fiscales generales de California, Maine, Maryland, Minnesota y otras entidades estatales, sin embargo, no permite nuevas solicitudes.

El fiscal general de California, Xavier Becerra, que argumentó en la demanda que la eliminación de DACA ha causado daño irreparable para los “Dreamers”, ha convocado una rueda de prensa para renovar su exigencia de que la Administración restablezca el programa.

“La Administración Trump creó caos en las vidas de los Dreamers cuando intentó terminar el programa de DACA sin obedecer la ley. El dictamen de esta noche es un gran paso en la dirección correcta”, dijo Becerra al defender a los “Dreamers” y sus contribuciones en el país.

Administración piensa apelar dictamen

El portavoz del Departamento de Justicia, Devin O´Malley, condenó esta noche la orden de Alsup, y dijo que la agencia federal mantiene la postura de que DACA fue implementado “unilateralmente” para obviar de forma ilegal al Congreso.

Debido a que se instituyó de forma “ilegal”, DACA era susceptible a los mismos retos legales que pusieron fin al programa de alivio migratorio para adultos con hijos ciudadanos o residentes legales, conocido por su sigla en inglés “DAPA”, dijo O´Malley.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) recurrió a su autoridad legal para eliminar DACA “de forma ordenada”,  porque el cumplimiento del imperio de la ley “es vital para proteger a la nación, sus fronteras y ciudadanos”, continuó.

“El Departamento de Justicia continuará defendiéndose vigorosamente esta posición, y espera reivindicarla en futuros litigios”, dijo O´Malley, al indicar una eventual apelación.

El DHS dijo que comenta sobre litigios pendientes.

Pero Alsup dijo que la determinación del  fiscal general, Jeff Sessions, de que “DACA” era ilegal se apoyó en una “fallida premisa legal”.

El programa fue instituido en agosto de 2012 bajo la Administración Obama como producto de una fuerte campaña de presión del movimiento de los “Dreamers”, luego de que el Congreso se negara a siquiera discutir medidas para la legalización de la población indocumentada.

Trump anunció el desmantelamiento de DACA el  pasado 5 de septiembre, e impuso un plazo de 30 días, hasta el pasado 5 de octubre, para que los “DACAmentados” pudiesen renovar por última vez sus permisos con fechas de vencimiento a partir del 5 de marzo próximo.
Con la orden de Trump, aplaudida por grupos anti-inmigrantes, los “Dreamers” mantendrían su protección de la deportación y permisos de trabajo hasta la nueva fecha de vencimiento.
Según líderes demócratas y grupos pro-inmigrantes afines, debido al corto plazo de un mes, miles de “Dreamers” no pudieron renovar a tiempo sus permisos y, desde ya, unos 122 jóvenes indocumentados a diario quedan expuestos al riesgo de la deportación.
Activistas elogian dictamen
Activistas de grupos pro-inmigrantes en todo el país, entre éstos el “Centro Nacional de Leyes de Inmigración” (NILC), “Our Dream”, celebraron el dictamen,  aunque también renovaron su pedido para que el Congreso negocie una solución permanente mediante un “Dream Act” sin condiciones.
Vanita Gupta, presidenta del grupo “The Leadership Conference on Civil and Human Rights”,
figuró entre los primeros activistas en celebrar el dictamen del juez Alsup, al indicar que es un rayo de esperanza porque reconoce que la eliminación de DACA no solo fue “cruel” sino posiblemente “ilegal” y ha causado daño irreparable en la comunidad inmigrante.

Sin embargo, la orden solo ofrece protecciones limitadas y no ofrece a muchos “Dreamers” una via para su estancia en EEUU.

“Solo la acción del Congreso puede resolver esta crisis urgente. Este dictamen demuestra que es imperativo que los legisladores actúen si más demora para dar certidumbre a los Dreamers de una vez por todas”, dijo Gupta.

El dictamen de Alsup surgió en la víspera de que líderes demócratas y republicanos de ambas cámaras del Congreso inicien las negociaciones a puerta cerrada para lograr un acuerdo bipartidista que legalice a los “Dreamers” y, simultáneamente, refuerce la seguridad fronteriza, elimine la “lotería de visas”, y elimine también las visas de reunificación familiar, que los grupos anti-inmigrantes califican como “inmigración en cadena”.
Al reunirse hoy con 25 legisladores de ambos partidos para discutir los parámetros de un eventual acuerdo bipartidista, Trump se comprometió a “asumir las consecuencias” y ataques de su base por un acuerdo a favor de “DACA”.
Read more:https://laopinion.com/2018/01/09/juez-federal-pone-freno-al-plan-de-trump-de-desmantelar-daca/

Leave a Reply