News

“Cada día hay menos corazón hacia los inmigrantes en este país”

deportados-gettyimages-492795680.jpg

Originally published by La Opinion

Este miércoles, el post de Facebook del abogado Marty Rosenbluth, el único abogado privado de inmigración en millas a la redonda del centro de detención Stewart, fue más amargo que de costumbre.

“Un cliente mío fue deportado en plena madrugada, a un país donde su vida sin duda corre peligro. No tiene record, no manejó borracho, quizá algún ticket de velocidad pero nada más. Ha estado aquí más de 20 años y está casado con una ciudadana. Trató por años de hacer lo correcto, y se presentaba regularmente con las autoridades. Hasta la última vez”, comenzaba….el post.

El final, sin embargo, era un frustrado “F….. ICE” (Maldito ICE)”.

Rosenbluth fue un gran crítico de la política migratoria bajo el gobierno del “deportador en jefe” Barack Obama, pero cree que bajo Donald Trump las cosas solamente han empeorado.

“Si, la verdad es que hay menos corazón que nunca”, apunta.

El año pasado, Rosenbluth convenció a su firma de abogados Polanco Law, con sede en Raleigh, Carolina del Norte, a que le permitieran abrir una oficina legal a menos de una milla de Stewart, el centro de detención conocido como el “agujero negro” del sistema migratorio estadounidense, donde el 98% de los casos de asilo no logran tener éxito.

La razón por la cual es tan difícil lograr un asilo o detener una deportación en Stewart es, según Rosenbluth, porque el centro de detención está “en Lumpkin, Georgia, a 45 minutos de la nada, a 2 horas de Atlanta, donde casi no hay abogados y los detenidos no tienen facil acceso a la visita de familiares.

Rosenbluth, quien en sus pocos ratos libres se dedica a hornear panes, muffins y tortas -y a pasear con sus perros- usa su página de FB para compartir frustraciones con otros abogados, seguidores y periodistas, y contar lo que pasa tras bambalinas en el sistema de detención y deportación de este país.

El abogado dijo a La Opinión que no podía revelar la identidad de su deportado cliente, ni el país al que tras una larga lucha lo habían expulsado.

“Temo por su seguridad”, dijo. “Durante el tiempo que estuvo en Estados  Unidos enseñó una lengua extranjera a miembros del ejército como subcontratista. Este solo hecho lo pone en peligro en su país de origen”.

El deportado había vivido en estados Unidos durante más de 20 años, casado con una ciudadana, pero cayó en manos de una abogada inescrupulosa que destruyó la vida de muchos inmigrantes y posteriormente fue encarcelada.

Pero el daño hecho ya no podía deshacerse, a pesar que otros abogados lo intentaron, sin éxito.

“La última vez que se presentó con ICE lo arrestaron. En pocos días llegó a Stewart, luego a otro centro en Georgia, posteriormente Luisiana y Nueva York, y él peleó su deportación hasta el último momento”, cuenta.

Al final, el plan era subirse al avión deportador y decirle al piloto que estaba allí contra su voluntad, invocando leyes internacionales para impedir su despegue. Pero cuando el momento llegó, el hombre debilitado por la diabetes y la falta de alimentos, “no tuvo fuerzas”.

Rosenbluth compartió en un post público que este miércoles amaneció con una sensación de vacío.

No pude hacer más nada por él, así que me puse a cocinar muffins”, dijo, mostrando una bandeja de los pastelillos.”Ahora tengo que ir al tribunal y tengo cuatro o cinco clientes que ver en la carcel. Quizá pueda devolver al océano algunas estrellas de mar”.

“F…. ICE”. (Maldito ICE)

Read more: https://laopinion.com/2017/12/06/cada-dia-hay-menos-corazon-hacia-los-inmigrantes-en-este-pais/

Leave a Reply