News

Dreamers luchan contra estrés emocional después de la anulación de DACA

j3.jpeg

Originally published by LA Opinion

Jessica García recuerda que en el 2012 esperaba con ansias cumplir 15 años para poder resolver su legalización temporal bajo el programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).

“Mi cumpleaños es el 9 de septiembre y me tuve que esperar un mes [después] de cuando se aprobó DACA”, dijo la joven, quien llegó de México a la edad de 6 años.

Cinco años después y a cuatro días de su cumpleaños número 20 la joven recibió la devastadora noticia que le reiteró que su legalización tenía una fecha de caducidad.

El martes despertó con el anuncio de que el programa DACA había sido eliminado. “Me puse a buscar en línea y después no pude ver mucho porque iba para la escuela. Todo era confuso, decían que ya lo habían quitado”, relató García, estudiante del Colegio de Pasadena (PCC). “Pero sabíamos que [DACA] solo era prestado y muchos nos dejamos llevar por la idea de ser normales y se nos olvidó que hay muchos inmigrantes que no tienen nada”.

Garcia (der.) en una protesta a favor de los dreamers. (Suministrada)

Luis Quiroz, de 27 años, dijo que desde el 5 de septiembre vive con temor. “Esta incertidumbre de no saber qué va a pasar nos afecta a todos”, dijo el joven, quien actualmente asiste a la Unversidad de San Francisco State (SFSU).

Él llegó de México a los 6 meses de edad junto a sus padres y hermano. La familia se estableció en San Diego pero con el tiempo su padre, madre y hermano fueron deportados bajo diferentes situaciones.

“Mis padres me recomendaron que yo me quedara”, dijo el joven, quien esta a menos de un año de graduarse. “Pero también fue muy triste este año cuando mi hermano fue asesinado mientras trabajaba y no pude ir a su funeral porque no me daba tiempo de solicitar la salida del país”, explicó Quiroz.

Un temor latente

Actualmente hay una gran angustia, soledad, vergüenza y miedo en la comunidad de dreamers, dijo la terapeuta familiar Susie Parras en entrevista con el programa Nuestra Voz de KPFK 90.7 FM.

“Todo eso causa una carga emocional que va afectando la salud de nuestras familias y esa presión va afectando en todas las áreas de la vida”, aseveró.

La terapeuta dijo que será difícil que alguien sea un buen estudiante, trabajador, pareja o hijo si no soluciona el peso que carga sobre sus hombros.

Ambos jóvenes concordaron que el temor más grande que tienen es perder su empleo. Al mismo tiempo no saben cuáles serán sus opciones para el futuro y esto les causa estrés emocional.

“Yo hablo mucho con mi prima y con mis papás, ellos son mi fuerza y mis ganas de luchar”, dijo Garcia, aseverando que de esa forma logra liberar un poco sus preocupaciones.

Pero lo que más le ayuda es protestar por las calles. “Siento que salir y gritar a favor de nuestros derechos me ayuda mucho”, explicó la joven.

Salir a protestar por las calles se ha convertido en la terapia de Garcia. (Suministrada)

Quiroz dijo que se ha unido a grupos de apoyo en la universidad. “Todavía no logro procesar toda la información, pero lo bueno es que el centro de recursos para soñadores [de SFSU] ofrece círculos de ayuda donde podemos hablar de cómo nos sentimos”, dijo Quiroz. “Siento que es muy importante buscar ese tipo de recursos porque es mejor cuando uno se encuentra más personas como uno y para no quedarme con todo [el problema] yo solo”, aseguró.

Aumenta la ayuda

La noticia que ya se veía venir desde que Donald Trump asumió la presidencia ha causado diferentes reacciones en los dreamers—de acuerdo a sus edades—y por eso se necesita diferente tipo de ayuda, dijo Darío Fernández, coordinador del centro de recursos para dreamers en la Universidad Estatal de California, Northridge (CSUN).

“Están los más grandes [en sus treintas] que ya han vivido sin DACA y saben que todo va a estar bien y están los más jóvenes [de secundaria] que no han sentido en realidad el impacto y no han visto la diferencia”, dijo Fernández.

Sin embargo, aseveró que el grupo más afectado en este momento son esos jóvenes que están en sus veintes y se van a graduar o recientemente se graduaron porque no saben que pasará cuando entren a la fuerza laboral.

“Por eso necesitamos diferentes tipos de círculos de ayuda para identificar diferentes problemas”, explicó el coordinador.

En CSUN hay desde consejeros de la universidad que están llegando al centro de dreamers para ayudar a quienes necesiten la ayuda, hasta reuniones semanales con dreamers para hablar en grupo y desahogarse.

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) reiteró su compromiso con los estudiantes indocumentados que asisten a sus planteles.

En un comunicado la superintendente Michelle King dijo que la política del LAUSD sigue siendo de no preguntar acerca del estado de inmigración de un estudiante o miembro de la familia durante la inscripción del alumno y para propósitos educativos.

“Tampoco damos información de los registros del estudiante sin el consentimiento de los padres o bajo una orden judicial”, dijo King. “Continuaremos creando lugares seguros donde los estudiantes puedan prosperar y participar en conversaciones sobre estos temas críticos”.

También indica que hay personal calificado en cada distrito escolar para quienes necesiten asesorarse. La página web de LAUSD ofrece una lista de recursos de ayuda para las familias inmigrantes. Para detalles visite: https://achieve.lausd.net/weareone

Leave a Reply