News

El consejo más importante a seguir para evitar la deportación

FOTO: GETTY IMAGES

FOTO: GETTY IMAGES

Originally published by La Opinion

Pilar Marrero

Hace un par de semanas Néstor Alfredo Duarte, un chef del sur de la Florida, fue detenido tras una presunta infracción de tráfico. El oficial de policía que lo detuvo le pidió papeles y al ver que no tenía licencia comenzó a interrogarlo sobre su estatus migratorio.

“¿Tiene pasaporte? ¿Hace cuanto está aquí? ¿De dónde es?”, dijo el policía, según un video colgado con una nota en un periódico local de Key West.

“Estoy ilegal”, le dijo Duarte. El oficial le hizo repetir la afirmación tres veces. No en vano, porque esa confesión es la que pone a Duarte en manos del agente y en proceso de deportación.

Esta respuesta es, literalmente, una de las peores que puede dar un inmigrante indocumentado a un agente de policía, a un patrullero fronterizo o a un agente de inmigración, especialmente si nunca antes había tenido problemas con la ley, según dicen abogados especialistas y defensores de derechos humanos.

El consejo que más repiten las organizaciones de defensa legal a los inmigrantes que estén sin papeles en esta era de Trump es precisamente el que menos se sigue: permanezca callado, no de información voluntariamente sobre su estatus migratorio, donde nació, cómo entró al país, cuánto tiempo lleva aquí.

“No hable, no responda preguntas, no converse”,  aconsejó el abogado y ex presidente de la Asociación de  Abogados de Inmigración David Leopold. “Lo único que debe decir es ¿estoy libre para irme? si le dicen que no, no diga nada. Si dice algo, no mienta, pero mejor no diga nada“.

Es más fácil decirlo que hacerlo, pero a menudo funciona, sobre todo cuando el encuentro es con agentes de ICE o de la patrulla, explicó el abogado Bryan Johnson.

Primero que nada, los agentes deben comprobar que la persona que están llevando a corte de inmigración es un extranjero, que no tiene papeles y que por tanto, es “deportable”.

Pero si la persona nunca ha tenido contacto con inmigración, si no hay un record de arresto, una orden de deportación, es más complicado para los agentes comprobar quien es y que realmente no tiene papeles. Los agentes no tienen una “bola de cristal” para adivinarlo.

De hecho, lo primero que los agentes deben hacer al ir a la corte es probar “extranjería” (alienage). Es decir, que la personas realmente es un extranjero. Pero ocurre muy a menudo que los agentes no tienen consigo esa evidencia al acudir a la corte.

“Usualmente, los agentes presentan una forma llamada I-213 en la que escribieron lo que pasó cuando se encontraron con el inmigrante y todo lo que este les dijo en el primer encuentro”, dijo Johnson. “No es inusual que no la tengan y que todos, incluyendo abogados, asuman que ha sido comprobado”.

Johnson ha logrado que jueces suspendan un proceso al no existir esta evidencia, agrega.

Sin embargo, muchas veces se presiona al inmigrante a dar esa información. No es inusual que los agentes migratorios y hasta ciertos policías interroguen e intimiden a los inmigrantes atemorizados en aceptar su “culpabilidad” (no tener papeles), firmar documentos que no entienden (como su propia deportación) y amenazarlos con detención indefinida, explicaron varios letrados.

“ICE a menudo no sigue las reglas. A veces arrestan a alguien sin tener evidencia de que es indocumentado y lo encierran para luego forzarlos a confesar que no tienen papeles”, agregó el abogado. “Es ilegal, pero muy efectivo”.

Ava Benach, otra abogada especialista en inmigración, dijo que “un inmigrante involucrado en un accidente, o parada de tráfico, no debe discutir o responder preguntas sobre su estatus migratorio con nadie, ni con un policía”.

“Más allá de decir su nombre, que en muchos estados tampoco están obligados a eso, no deben dar otros detalles”, dijo Benach.

Otro abogado migratorio aconsejó cooperar con la policía cuando se trata de algún otro asunto, pero no responder preguntas sobre estatus migratorio.

“Con un policía hay que cooperar hasta cierto punto. Si estás en un accidente tienes que dar tu licencia si la tienes, seguro, etc. Pero si el tema cambia a inmigración, hay que callar. Simplemente callar”, dijo Hicks.

Desde que comenzaron las redadas de Trump, diversas organizaciones han realizado talleres para informar a los inmigrantes de sus derechos. El primero consejo es, siempre, es no contestar a preguntas, mantenerse callado.

Muchos inmigrantes piensan que siendo honestos con los agentes y ofreciendo detalles sobre su vida y estatus migratorios, estos le mostrarán consideración. De hecho, explicaron varios abogados, muchos agentes usan esto como estrategia para sacar la mayor cantidad de información posible.

La abogada argentina Mariela Caraveta, de Los Angeles, explicó recientemente que muchas personas de su comunidad son detenidas después de años de estar en este país, tras entrar con el llamado “visa waiver”.

En casi todos los casos, los agentes le sacaron a la persona la información de quienes eran y cuando entraron.

“Quizá lo mejor es no reconocer como entró. En definitiva hay que ver si podrán encontrar esa información, es más dificil de lo que parece. Ellos tendrán que probar cómo entró la persona y es bueno ponerlos a investigar, mientras tanto, usted tiene tiempo de buscar un abogado”, dijo Caraveta.

En ocasiones, los agentes “dicen cosas terribles, te acusan de no cooperar, quieren obligarte a dar información, pero la realidad es que no pueden hacer nada. Solamente no mienta, no diga que es estadounidense, no diga nada”.

Leave a Reply