News

Madre hispana embarazada lucha para evitar la deportación

Una madre guatemalteca que se encuentra con siete meses de embarazo, y espera una visa por ser víctima de violencia doméstica, batalla para no ser deportada desde Carolina del Norte, donde reside hace más de 20 años.

Lilian Cardona Pérez, originaria de Malacatán, en San Marcos (Guatemala), deberá presentarse con su boleto de avión y una maleta, ante la oficina del ICE en la ciudad de Charlotte, el 16 de marzo, según señaló a Efe.

“Tengo un permiso de trabajo y cumplo con las citas ante inmigración. ¿Cómo voy a ser deportada y dejar a mis hijos aquí? En Guatemala no tengo a nadie. Mi vida y toda mi familia está aquí”, señaló a Efe la inmigrante, madre de cinco hijos, ciudadanos americanos, y con siete meses de embarazo.

Cardona Pérez trabaja en un restaurante y vive en un conjunto de casas móviles en Angier, una población rural ubicada a 40 minutos de Raleigh, capital de Carolina del Norte.

“En la cita de inmigración que tuve en enero la agente que me atendió preguntó cuándo iba a nacer mi niño. Le respondí que en mayo y me dijo que me deportarían antes de eso, porque el bebé no podría nacer en este país”, comentó la inmigrante.

En 2011 recibió una orden de deportación por no presentarse a una cita en una corte de inmigración, a la que no se presentó porque nunca recibió la notificación, según explicó.

“Mi abogado pudo demostrar que había cambiado de domicilio y la notificación nunca llegó. Además, reunió pruebas de que fui víctima de violencia doméstica por una situación pasada. Por eso tengo mi permiso de trabajo”, manifestó.

Yesenia Polanco, abogada que lleva el caso de Lilian, estimó que esta situación es consecuencia de las nuevas medidas migratorias del presidente Donald Trump, que aumenta los criterios de deportación.

“Ella renueva su permiso desde hace tres años sin ningún inconveniente y ahora la quieren deportar. Lilian está en proceso de una Visa U. Interpondremos un recurso para parar su deportación”, dijo Polanco.

La Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP) de Carolina del Norte, que apoya el caso de la madre guatemalteca, afirmó que la decisión de ICE es “injusta e inhumana”.

“Lilian es una madre de cinco hijos estadounidenses. Está embarazada. Trabaja duro para sacar a su familia adelante y es víctima de violencia doméstica”, mencionó a EFE Ana Illaraza Blackburn, de Asuntos latinos de la NAACP, y quien prometió que lucrarían para detener su proceso de deportación.

A finales del mes de enero el presidente Donald Trump emitió varios decretos presidenciales, entre ellos uno que cambia las prioridades de deportación, lo que ha puesto a la mayoría de inmigrantes indocumentados en riesgo de ser arrestados y expulsados a su país de origen.

Via: Mundohispanico.com

Leave a Reply